Proponemos la elaboración de una agenda ambiental participativa poniendo en el centro la educación ambiental para llegar a miles de niños y a sus familias generando conciencia sobre la importancia que tiene el cuidado del medio ambiente . Proponemos promover buenas prácticas ambientales en todos los niveles educativos para promover un cambio cultural que le garantice a las generaciones futuras vivir en una ciudad desarrollada, segura, inclusiva y sustentable. Con la ayuda de la comunidad educativa es posible recuperar y mantener vivos los mejores valores que tenemos como sociedad.

Proponemos la creación de la Policía Ambiental a través de una nueva dirección que tenga la tarea controlar, fiscalizar y hacer cumplir toda normativa en materia ambiental. También que controle toda la actividad pública o privada que pueda generar contaminación.

Prevención, Saneamiento y Erradicación de basurales.

Creación de un centro de consultas y denuncias sobre posibles riesgos ambientales.

Promover la resiliencia de la ciudad con un nuevo y seguro plan de contingencia para prevenir, mitigar o afrontar posibles desastres naturales.

Impulsar programas de disminución, reutilización, recuperación y reciclaje para reducir el envío de residuos a disposición final.

Economía circular como oportunidad para generar oportunidades de empleo y desarrollo sustentable: Proponemos instalar en puntos estratégicos de la ciudad nuevos centros de recepción de residuos electrónicos y pilas en desuso.

Creación de una RESERVA ECOLÓGICA: Para que todos los vecinos y principalmente los niños tengan su primera reserva ecológica en donde puedan pasear, jugar, aprender y educarse.

Es necesario cuidar el agua que usan los vecinos de la capital y promover el ecoturismo. Para eso, proponemos que 11.000 hectáreas de nuestro territorio que comprenden las cuencas hídricas del Arroyo Fariñango y del arroyo de San Lorenzo sean declaradas como área natural protegida.